Prospectivista y emprendedor en las industrias culturales y creativas, Nicolás estudió Management internacional en Lyon, Francia, en la EMLyon. Apasionado por los viajes y las culturas, habla y trabaja en cinco idiomas (francés, italiano, español, coreano e inglés). Después de los 12 primeros años de experiencia profesional, estuvo seleccionado para la capacitación europea Executive Training Program Corea (en París, Milán, Londres y Seúl).

Su primera experiencia laboral fue con L’Oréal y lo llevó a Corea y a México para manejar la comunicación y marketing de la división de productos de consumo masivo. Posteriormente se independizo en México y creo una empresa de producción y distribución cinematográfica y además abrió el primer cine de arte de la ciudad de Mexico (Cinefrancia).

Posteriormente regresa a Corea y después de una experiencia en producción (Housemaid 2010) creó una empresa de medios y de consultoría cultural (Panda Media), gracias a cuál permitió a televisoras europeas entrar a los mercados cerrados de la televisión de Corea y Birmania. En 2014, con unos amigos extranjeros abrió el primer bar de Ron de Corea del Sur, en el centro de Seúl.

Tuvo a cargo dos misiones en el sector público (Embajada Francesa); responsable de asuntos audiovisuales para Corea (2003-2007) y desde el 2017 hasta ahora, de asuntos audiovisuales y culturales en Canadá. Su trabajo se trasformó en esta primera parte del 2020 en análisis prospectiva de los sectores culturales para planear las actividades post crisis sanitaria y tomar medidas para garantizar su futuro.

Del lado asociativo llevó la Cámara de comercio italiana en Corea a su nivel actual y más joven se dedicó a promover el uso del italiano en lugar del inglés en Uruguay y en Paraguay para las relaciones internacionales en la ONG ‘Unión Latina’.

Ha participado en conferencias y publicaciones acerca de la difusión cultural en ambiente hostil, del futuro de los museos, del futuro de los medios, del transmedia, de las diferencias culturales y su manejo, y más recientemente en grupos de reflexión acerca de la diplomacia cultural y de la necesidad de trasparencia y educación a los algoritmos para una sociedad digital más equilibrada.